Sin categorizar

¡’Prost’ por la cerveza! – La Opinión de Tenerife

¡Prost für das bier! Miles de personas ya han chocado sus jarras desde el pasado viernes para brindar en nuevo suelo alemán por un Oktoberfest diferente. Algunos de los que acudieron ayer a la fiesta de este pequeño Múnich lucían el traje tradicional del país germano, pero otros optaron por ir de lo más veraniego. Eso sí, todos intentaban combatir los 30 grados que llegaron a marcar los termómetros con cerveza.

Se trata de la celebración de este tipo más antigua de España, y nació hace 45 años en Puerto de la Cruz con motivo de la vinculación entre el municipio norteño y el turismo alemán. Desde 1973, no ha parado de hacerse, pero estuvo a punto de morir hasta que en 2016 sufrió un nuevo enfoque. Que pasase a realizarse en espacios abiertos y con entrada gratuita fue todo un boom. Unas 12.000 personas acudieron el pasado ejercicio y la previsión que se maneja es que esa cifra sea superada en esta ocasión. Solo durante el primer día del Oktoberfest de 2018 se consumieron 1.500 litros de cerveza, más que en 2017, y desde el Centro de Iniciativas y Turismo (el organizador del evento) afirmaron que la afluencia ha sido hasta el momento mayor.

El movimiento se ha notado en la Plaza de Europa, donde están ubicados los stands de cervezas artesanas, los dos puestos de dulces y los seis puntos gastronómicos. Los pretzels, las salchichas y las fusiones entre productos alemanes y locales son algunos ejemplos de la comida que se puede degustar hasta hoy en este lugar. Las orquestas Reinheitsgebot, Hüttenzauber y Blechbuckel, con cerca de 30 músicos germanos, animaban la jornada. En uno de los descansos, Stephen Margahall explicó que desde que era muy pequeño venía a la ciudad turística para disfrutar de esta celebración. Esta era la sexta vez que asistía, pero para tocar la trompeta en uno de grupos invitados. Aunque este Oktoberfest “es más pequeño y es realmente diferente, es muy divertido y ahora está habiendo bastante afluencia”, resaltó.

La diversión también estaba en manos de la 101 Brass Band, una agrupación procedente del Valle de La Orotava que tenía incluso ayer algunos seguidores. “Otra, otra, otra”, pedían los asistentes mientras los componentes sudaban la gota gorda, no solo por llevar una hora tocando sino por hacerlo en el momento de mayor bochorno. Mientras Kenneth Estévez y sus otros 10 compañeros hacían sonar sus trompetas y tambores, Ledicia Díaz disfrutaba de su ritmo junto a sus cinco amigos procedentes de Estados Unidos, Croacia, Bulgaria, Ourense y Tenerife. “Mañana [por hoy] volvemos por ellos “, dijo la joven gallega entre risas mientras permanecía resguardada del abrasador sol del mediodía.

Una de sus acompañantes, Lilyana Komitova, ya había estado en el Oktoberfest, pero no solo en el de Puerto de la Cruz, sino en el de Alemania. “Es muy diferente a este. Hay mucho más ambiente, pero también es más ruido. Este es muy divertido y mira dónde estamos, junto al mar”, añadió con una sonrisa esta búlgara afincada en la Isla. “Puerto de la Cruz ha mejorado mucho, con muchas actividades y está genial”, se sumó la croata Milena Peri–ic. Didi Decker tampoco pasó por alto la calidad de la cerveza. “Me encanta la producción pequeña y esta me parece una buena oportunidad para la cerveza local”, subrayó la estadounidense.

Joey Hall y Dominic Pencins están de vacaciones en la Isla y por casualidad se encontraron ayer con el Oktoberfest de Puerto de la Cruz, así que decidieron parar en la Plaza de Europa, sentarse en una de las mesas alargadas colocadas bajo los paraguas y disfrutar de unas cañas. “Nos encanta, y la cerveza está muy buena”, indicó esta pareja de ingleses.

Domingo el del Tenerife, porque es como dijo que lo conocía todo el mundo, también se llevó una sorpresa al pasar por la Plaza de Europa y ver los stands y el gentío. Estaba preparado para ir al partido del Tete, pero decidió hacer una pequeño stop. Llevaba la bufanda blanquiazul amarrada a la cabeza, una bandera gigante que intentaba ondear al ritmo de la música alemana y el chandal de su equipo. “Esto está muy bien”, dijo de forma acelerada para luego mencionar se iba ya “con la afición”.

Lo mismo les pasó a Saray Marqués y Alejandro Sosa, que no tenían ni idea de que se estuviera celebrando esta fiesta hasta hoy en Puerto de la Cruz. El plan era dar un paseo, pero al escuchar la música decidieron hacer una parada. “Está muy bien y el grupo es muy bueno”, dijo él mientras escuchaban a 101 Brass Band, número que le pusieron a la banda por la línea de guagua que une el Valle de La Orotava con la ciudad turística. Para hacer frente al calor, este chicharrero optó al igual que la gran mayoría de los presentes por beberse una caña. Aunque la organización ofrecía más de 1.000 jarras de cristal al más puro estilo alemán, el veinteañero optó por un vaso plástico, “que pagas a un euro por el tema del reciclaje y luego lo recuperas”.

Alba Peris y Daniel Pérez estaban unos metros a la derecha. Son del municipio de Aguere y decidieron pasar la noche en un hotel de la localidad norteña para así poder disfrutar de esta fiesta el viernes y ayer. Era la primera vez que acudían y la conclusión fue buena, porque la música “es lo mejor y el precio de la comida y bebida es correcto”. Pero eso no significa que no echaran en falta nada. “Falta un poco más de cerveza alemana, porque solo hay una y el resto es artesana canaria”, especificó el lagunero.

Tommy, de “Tommy Hilfiger”, tampoco se perdió la cita de ayer. El perro estaba junto a sus dueños en una de las mesas alargadas dispuestas en la Plaza de Europa mientras Carlos Matías bebía una cerveza. Pese a vivir en Puerto de la Cruz, indicó que era la primera vez que acudía al Oktoberfest. “Está bien y es tranquilo, aunque el precio es un poco elevado, casi al mismo que en el Oktoberfest alemán”, puntualizó. Natalya Romashko, no obstante, añadió: “Pero aquí hace más calor, es junto al mar y la música es más divertida”.

Hoy se cierra la 45 edición de esta fiesta y, con ella, la Semana Bávara que comenzó el pasado día 27 en la ciudad turística. Siete días en los que no solo se ha divertido al turista alemán, sino que también a la población local.


Source link

Show More
Quiere un sitio web como eso? Escribe nós

Related Articles

Deja un comentario

Close