Tech

Apple cierra el círculo de los móviles «todo pantalla»

MADRIDActualizado:

Ya no hay la misma magia de épocas anteriores. Vende menos móviles pero gana más dinero gracias a su estrategia de seguir aumentando los precios. Pero para seguir obteniendo réditos económicos, Apple ha presentado no dos, sino tres nuevos iPhone. Con todo el pescado vendido con antelación, sus nombres era prácticamente lo que quedaba en el tintero. Se ha despejado por fin la incógnita: se llaman iPhone XS, iPhone XS Max y iPhone Xr, para la versión más económica. La idea sobre la que se sostienen es clara: son más grandes y más potentes. [Así hemos contado la presentación]

Tres dispositivos para tres tipos de público diferentes. Y una intención clara: cerrar el círculo de los móviles «todo pantalla». Un diseño icónico que no pasa de moda y que tiene visos de perdurar todavía mucho en el tiempo. Para bien o para mal no ha habido lavado de cara. Junto con las cámaras dobles, una de las tendencias más en boga en la industria de la telefonía móvil.

Todos ellos se diferencian por tamaño, aunque compartiendo algunas características, sobre todo entre los dos más avanzados. Los dos iPhone XS y iPhone XS Max tienen 5.8 y 6.5 pulgadas de tipo OLED, que mejoran los contrastes y generan colores intensos. La firma ha recuperado así la nomenclatura «S» atribuida a las generaciones intermedias; aquellas que sus innovaciones se producían principalmente en su interior.

Ni rastro tampoco de la etiqueta «Plus» que simbolizaba los modelos más grandes. La resolución del modelo más compacto es de 2.436 x 1.125 píxeles. Para reducir ligeramente el precio e incentivar su consumo, la compañía estadounidense ha apostado, en cambio, por un panel de cristal líquido LCD de 6.1 pulgadas en el iPhone XR, que viene a sustituir a todos los efectos al iPhone 8, máxime a que dispone de una única cámara.

El iPhone XR saldrá en varios colores
El iPhone XR saldrá en varios colores – REUTERS/Stephen Lam

Durante la presentación en el minimalista Steve Jobs Theatre, el propio Tim Cook, consejero delegado de Apple, definió a los nuevos terminales como. La exposición sirvió para conocer en detalle las principales novedades del producto estrella de la marca. Los dispositivos incorporan los nuevos microprocesadores A12 Bionic de ocho núcleos y fabricado por un proceso de 7 nanómetros. que prometen ser «más eficientes y más rápidos» que lo que tienen los actuales iPhone X, que introdujeron el diseño rompedor en el que se han inspirado sus herederos.

En la parte trasera, dos cámaras de 12 megapíxeles que aprovecha las virtudes de un software específico basado en Inteligencia Artificial. Otra de las tendencias más calientes en la industria y que logran sacar punta a las diferentes escenas. Los teléfonos incorporan la nueva pantalla Retina HD con TrueTone, una tecnología estandarizada que adapta la temperatura de color según las condiciones de luz ambiental. A pesar de que no se ha producido un salto fotográfico importante, los nuevos iPhone se han vuelto a apoyar en el modo retrato, de nuevo actualizado, pero no han supuesto ninguna revolución.

No han recibido grandes novedades, con la excepción de un nuevo modo manual para el modo retrato que puede modificar la apertura focal, de de F1.4 hasta F16, y un sistema HDR inteligente, que permite mejorar los contrastes y sombras para «arreglar» los posibles defectos visuales de la fotografía tomada. La cámara frontal, en cambio, cuenta con un sensor de 8 megapíxeles. Y, por supuesto, con el nuevo mecanismo de desbloqueo, FaceID, una tecnología de reconocimiento facial que sirve a su vez para autorizar pagos en comercios. Phil Schiller, vicepresidente de marketing de Apple, lo definió como el sistema «más seguro y rápido del mercado».

El modelo «básico» XS tendrá hasta treinta minutos más de autonomía; noventa minutos en el caso XS Max. Estarán disponibles a partir del 21 de septiembre en tres colores y tres configuraciones (64, 256 y 512 GB) a partir de los 999 dólares (860 euros aproximadamente) y 1.099 dólares (945 euros), respectivamente. El modelo «accesible», el Xr, partirá de los 749 dólares (644 euros), pero se lanzará una semana después, el 26 de septiembre. El iPhone XR estará disponible con 64, 128 y 256 GB de capacidad en blanco, negro, azul, amarillo, coral y rojo.

Jeff Williams, director de operaciones de Apple, en la presentación
Jeff Williams, director de operaciones de Apple, en la presentación – REUTERS

Un reloj más grande y capaz de detectar caídas

Había expectación por conocer, además de los teléfonos móviles, una nueva versión, la cuarta, del Apple Watch, el reloj que «más que rápidamente se ha vendido» en el mercado, destacó Cook. Además de disponer de un modelo capaz de conectarse a redes telefónicas sin necesidad de estar enganchado al iPhone, este dispositivo de muñeca ha ganado en espacio y, como una de las grandes novedades, es capaz de enviar alertas a emergencias de manera automática si detecta que el usuario ha sufrido una caída y se ha quedado inconsciente.

En su defensa, Cook aseguró que las ventas se han incrementado y, sin aportar datos, apostilló que es el reloj más vendido, no solo «smartwatch». Viene en dos tamaños, de 40 y 44 milímetros. Ligeramente más grandes que sus predecesores. De aires poco renovadores, los principales cambios se encuentran en su interior. Su silueta sigue siendo rectangular pero de bordes más redondeados, con lo que se ha ganado hasta un 30% más de espacio. Y eso a pesar de que se había especulado con la decisión de fabricar un reloj redondo. Al final nada de eso.

Lo más importante, su interior. Realmente, ¿qué innovaciones incorporan? Los Apple Watch de este año han mejorado notablemente los sensores de ritmo cardiaco. El nuevo ecosistema es capaz de detectar anomalías en el pulso del usuario y trazar un electrocardiograma, que se puede compartir con un profesional médico para analizar la situación de personas con problemas coronarios.

Source link

Show More
Quiere un sitio web como eso? Escribe nós

Related Articles

Deja un comentario

Close