Economía

Ana Botín nombra ‘número dos’ del Santander a Andrea Orcel, un banquero de UBS | Economía

Renovación sorpresa en la cúpula del Banco Santander. El consejo de administración de la entidad que preside Ana Botín, en una reunión celebrada esta mañana, ha dado un giro de timón en la cúpula del grupo y ha recurrido a un banquero de inversión, Andrea Orcel, nacido en 1963 y con nacionalidad italiana. Este ejecutivo, que era co-consejero delegado de UBS Investment Bank,  tomará las riendas el 1 de enero de 2019 y se convertirá en número dos del Santander tras la presidenta Botín. Para Orcel el cambio es un salto de grandes dimensiones, ya que en el primer semestre de 2018, UBS ocupó el décimo lugar en el ranking global de banca de inversión, con una facturación de 915 millones de dólares (778 millones de euros).

José Antonio Álvarez Álvarez, consejero delegado del grupo desde noviembre de 2015, será presidente ejecutivo del Santander España y único vicepresidente ejecutivo del consejo de administración del Santander a partir de enero. De esta forma, aunque Álvarez queda como número tres del grupo, será el segundo con más mando en el consejo, un gesto claro de la presidenta de que no quiere arrinconarle.

Álvarez sustituirá a Rodrigo Echenique, que tal y como estaba previsto (anunció en junio su intención de dejar las funciones ejecutivas), cesará como vicepresidente del consejo y como presidente del Santander España, aunque mantendrá su cargo como consejero no ejecutivo. Ana Botín elogió la figura del que fue consejero delegado del grupo con el anterior presidente, Emilio Botín, y mantuvo responsabilidades con su hija. “Rodrigo Echenique ha sido mi mayor apoyo en estos años y ha jugado un papel determinante en el consejo. Hemos de agradecer su compromiso y gran aportación durante los últimos 30 años y me alegro de poder seguir contando con su apoyo como consejero”.

Guillermo de la Dehesa, otro personaje histórico en el Santander, también deja su cargo de vicepresidente y pasa a ser consejero. Bruce Carnegie-Brown seguirá como vicepresidente no ejecutivo. Juan Miguel Villar Mir, histórico consejero del banco, muy próximo al fallecido Emilio Botín, cesa como consejero y su puesto lo ocupará el nuevo fichaje, Andrea Orcel.

Un banquero de otro negocio

Actualmente, Orcel es miembro del Comité Ejecutivo de UBS Group AG, y antes ocupó puestos ejecutivos de responsabilidad en Bank of America y en Merrill Lynch, entidad que cayó con la crisis de Lehman Brothers. En el mercado llamó la atención la llegada un ejecutivo de la banca de inversión para este cargo, sobre todo cuando la entidad siempre ha destacado que su gran valor es la recurrencia que proporciona la banca minorista en los diez países en donde trabaja. No obstante, fuentes de la entidad recordaron que es Orcel es asesor del Santander desde 2000, que ha estado detrás de todas las operaciones significativas y que ha llevado las áreas de banca privada, grandes empresas y financiación corporativa en su trayectoria profesional.

Botín destacó que “la experiencia internacional de Andre Orcel y su conocimiento estratégico del negocio de banca comercial fortalecen al equipo del banco”. También apuntó que será una ayuda para “continuar ejecutando nuestra estrategia, cuyo objetivo es ser el mejor banco comercial. Andrea Orcel conoce a fondo el negocio de banca comercial y tiene amplia experiencia en gestión de equipos en organizaciones más horizontales y colaborativas en Europa y América”.

El nuevo fichaje también “tendrá un papel importante en la construcción de plataformas digitales integradas para el grupo, al tiempo que preservamos nuestro modelo de filiales”, añadió Botín, que recordó que ha colaborado “en las decisiones estratégicas desde hace casi dos décadas, y entiende y comparte nuestros valores y cultura”.

Nuevo plan estratégico

La llegada de Orcel coincide con el final del actual plan estratégico de 2016 a 2018. Ahora se prepara otro que dará ese salto definitivo al entorno digital, la configuración de las nuevas oficinas bancarias, la búsqueda de la rentabilidad, la adaptación a la creciente regulación y sus exigencias de capital, y la atención a los problemas de ciberseguridad.

Según la nota, Orcel manifestó estar “muy orgulloso y contento de ir al Santander como consejero delegado y trabajar con Ana, José Antonio y todo el equipo para que el Santander siga siendo una referencia de la banca mundial. Mi prioridad inmediata es reunirme con tanto colegas como sea posible y conocer su visión sobre el banco”.

Orcel no oculta que llega en un momento difícil para la entidad y el sector. “La transformación cultural y de negocio del sector financiero se está acelerando y tiene cada vez más viento en contra y disrupción. En lugar de luchar contra estos desafíos, las empresas ganadoras los aceptan, motivan a sus equipos y los aprovechas para convertirlos en una oportunidad que les ayude a crecer y obtener ventajas”, apuntó en nuevo número dos.

Álvarez deja cumplidos los objetivos su etapa, que llegará a los cuatro años en el cargo en noviembre próximo. En 2015 sustituyó a Javier Marín, el hombre al que recurrió el anterior presidente, Emilio Botín, en abril de 2013, cuando se marchó Alfredo Sáenz del banco. Aquel año, en 2015, el BBVA también cambió su cúpula, al sustituir Carlos Torres a Ángel Cano; al año siguiente, sucedió lo mismo en el Popular, cuando Pedro Larena ocupó el cargo de Francisco Gómez.  

Según el Santander, a final de 2018 “el banco habrá doblado casi el número de clientes digitales, desde 16 millones a 30 millones, e incrementado el número de clientes vinculados en un 40%, hasta 19,1 millones”, afirma el banco. En este periodo Santander ha fortalecido su solvencia incrementando en 16.000 millones de euros su capital CET1, hasta el 10,8% en el segundo trimestre de 2018, y ha aumentado el dividendo en efectivo por acción un 132%.

Source link

Show More
Quiere un sitio web como eso? Escribe nós

Related Articles

Deja un comentario

Close