Sin categorizar

Una noche para conquistar las estrellas

El cielo infinito sobre las cabezas, una enorme bola blanca irradiando luz en medio de la oscuridad, y el misterio de la inmensidad del espacio sobrevolando en el aire. Así es la noche perfecta para lanzarse a la aventura de conquistar las estrellas en uno de los mejores lugares del mundo para ello: el Parque Nacional del Teide. Una misión especial que pueden desempeñar todos aquellos que se animen a disfrutar de una las actividades que organiza Volcano Teide: la de asomarse al universo y desentrañar su belleza un poco más cerca de ella, a 2.400 metros de altitud.

“Me encantan las estrellas y el universo así que en mi primera visita a la Isla no podía perderme algo así”, asegura Amaia Sanz, llegada a Tenerife desde Pamplona. La turista, que no puede negar el brillo especial que transmiten sus ojos mientras contempla embelesada el cielo, sostiene que la excursión está superando sus expectativas. “Es increíble. La guía explica muy bien y estamos tan cerca de todo que parece un sueño”, destaca antes de seguir en su particular caza de planetas, astros y cúmulos galácticos a millones de años luz.

Esta parte de la actividad, cuando el sol ya se ha despedido y ha cedido su lugar a las esferas luminosas de la noche, es la guinda del pastel. A través de un telescopio profesional y con las exhaustivas descripciones de Nastascia Balsassari -guía de Volcano Teide-, los visitantes pueden jugar a tocar el firmamento. Primero, dibujando en el cielo las constelaciones y dejándose guiar por la Osa Mayor; luego, examinando a través del ojo del instrumento óptico estrellas viejas, aglomeraciones de millares de masas brillantes y hasta el anillo de Saturno. En esta ocasión, hay además, un regalo especial. “Nos vamos a llevar de souvenir una fotografía de la luna llena a través del telescopio”, señala Baldassari mientras va capturando con los móviles de los excursionista una instantánea del satélite lunático que les deja con la boca abierta.

Pero la visita empieza mucho antes, sobre las 18:00 horas de la tarde, cuando el grupo se adentra en uno de los observatorios más importantes del planeta. Allí, Isaac Gabay apunta que disfrutar de los objetos celestes en el puro y limpio cielo del Parque Nacional del Teide “era obligatorio” en su paso por Canarias. “Buscaba una excursión romántica y que a la vez me permitiera conocer algo más sobre el universo”, detalla Gabay, quien agrega que, “creo que he acertado de pleno”.

Durante este privilegiado recorrido por las instalaciones del Observatorio Norte Europeo en la que los usuarios pueden, incluso, entrar en el interior de uno de estos enormes captadores de estrellas, la guía explica, por ejemplo, que sobre este espacio es posible contemplar 83 de las 88 constelaciones oficialmente reconocidas o que aquí, en verano, se puede disfrutar de la nítida visión de la Vía Láctea. Esta visita diurna y en la que también se hace una observación solar, concluye con la estampa de los últimos rayos de sol escondiéndose sobre la montaña de Guayota. Toda una experiencia de más de seis horas que está disponible en la página web de Teleférico del Teide -www.volcanoteide.com-.


Source link

Show More
Quiere un sitio web como eso? Escribe nós

Related Articles

Deja un comentario

Close