Estilo de vida

Carnaval Santa Cruz de Tenerife 2019: Los pequeos alargan el Carnaval

Ni en Miércoles de Ceniza, ni en Santa Cruz de Tenerife, ni de noche. La Sardina se quemó ayer en la plaza del Cristo de La Laguna, a plena luz del día. Unas 6.000 personas participaron en esta XIII edición de la Sardina de la Inclusión, que reunió a alumnos, profesores y padres de diversos centros escolares de toda la Isla, y que llenaron las calles del casco histórico de Aguere con batucadas, disfraces y muy buen humor.

La plaza de la Concepción fue el punto de partida elegido por la comitiva, que estuvo integrado por un millar más de personas que en la anterior edición. Minutos antes de que el reloj marcara las once de la mañana, los participantes comenzaron a avanzar por la calle Carrera, donde centenares de personas se agolparon junto a los edificios para grabar vídeos y sacarse fotografías con los protagonistas del desfile. “¿Pero el Carnaval no se había terminado ya?”, se oía que preguntaban algunos paseantes que no conocían la iniciativa de la Sardina de la Inclusión.

Hasta un centenar de guaguas abarrotaron las calles para trasladar a los participantes que se desplazaron por todo el casco histórico hasta llegar a la plaza del Cristo, donde finalizó la actividad. A lo largo de todo el recorrido, los espectadores pudieron disfrutar de las diferentes sardinas confeccionadas para la ocasión por los alumnos participantes. De este modo, los diferentes colegios estuvieron preparando esta jornada con semanas de antelación. Y no solo confeccionaron los disfraces que lucieron durante la jornada sino también formando a los alumnos en la necesidad de políticas inclusivas, que promuevan el conocimiento y la educación en todos los ámbitos de la sociedad.

Y es que la Sardina de la Inclusión es un proyecto educativo que, desde su concepción hace 13 años, se concibió como un acto festivo que tiene por objetivo visibilizar el trabajo que realizan diferentes colectivos e instituciones educativas de ámbito regional con respecto a actividades de inclusión social. Así, este proyecto nació en un centro educativo de Icod de Los Vinos que empezó a emplear la música como herramienta para trabajar con alumnado con necesidades educativas especiales. Tras nueve ediciones, en el año 2015 la celebración se trasladó al municipio lagunero, que desde entonces alberga este festejo una semana después de que haya finalizado el Carnaval.

Antonio Cordero es uno de los profesores del CADF El Sauzal y, aunque el centro ya ha participado en ocasiones anteriores en esta actividad, era la primera vez del docente en La Laguna. “Me está gustando mucho esta experiencia porque es un Carnaval completamente diferente”, explicó el profesor cuando la comitiva comenzaba a dejar atrás la plaza de la Concepción. “Es una buena oportunidad para que la sociedad se conciencie de que hay personas que no pueden acudir a actos como la Cabalgata Anunciadora del Carnaval porque lidian con sus propias realidades, así que aquí tratamos de ofrecer una visión inclusiva”, afirmó Antonio Cordero.

La adjunta del taller del aula enclave del IES Rafael Arozarena de La Orotava, Ruth Hernández, llegó ayer acompañada con más de 50 alumnos. Este centro escolar es ya veterano en la Sardina de la Inclusión, puesto que participa en el desfilo desde los primeros años. La docente destacó la buena organización de la actividad de este año y aseguró estar “feliz porque estamos logrando que el centro y la sociedad sea cada vez más inclusiva”.

Desde el CEIP San Benito de La Laguna llegaron casi 90 alumnos de Primaria y del aula enclave. La profesora de Música Tania Marrero explicó que “llevamos semanas preparando este desfile: en las clases de Música hemos ensayado la batucada y además nos hemos confeccionado nuestros propios disfraces y pompones. Además varios cursos trabajan en un proyecto sobre ciudades inclusivas”.

Los alumnos del CEIP La Verdellada llegaron a plaza de la Concepción a pie y durante todo el camino desde el barrio lagunero se fueron encontrando con personas que se interesaron por la actividad en la que iban a participar. “Es el tercer año que asistimos y este año está siendo el mejor, por la cantidad de gente y por la rapidez del desfile”, afirmó la tutora del aula enclave, Miriam Calzadilla.

Hasta tres centros del grupo Echeyde también asistieron a la Sardina de la Inclusión. Cada año dan forma a una indumentaria diferente y, en esta ocasión, decoraron camisetas con motivos marinos. La profesora Carmen Santos indicó, además, que esta actividad no es solo para los alumnos sino que también participa toda la familia, tanto en la preparación como con la asistencia al acto.

La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, destacó que “La Laguna se distingue por ser un referente en convivencia”, que requiere políticas concretas, que “es verdad que queda mucho por hacer y que es importante que como administraciones públicas seamos receptivos a la información y exigencias que aportan las personas que tienen mayor conocimiento de estas realidades múltiples”. “Nuestra ciudad ofrece urbanísticamente las mejores condiciones de accesibilidad para poder realizar este tipo de actos, que son escaparate para las capacidades y para la inclusión, porque cabemos todos”, subrayó el alcalde lagunero José Alberto Díaz. Y, así, un año más, el Carnaval más inclusivo se dio la mano con la ciudad de La Laguna.

Source link

Show More
Quiere un sitio web como eso? Escribe nós

Related Articles

Close